10 aspectos clave de la patología dual

Blog » 10 aspectos clave de la patología dual
10 aspectos clave de la patología dual
10 aspectos clave de la patología dual
Cuando hablamos de patología dual hablamos de aquellas personas que padecen de forma simultánea o a lo largo del ciclo vital tanto una adicción como un trastorno mental, sean del tipo que sea. Cuando hablamos de adicción nos referimos a personas enganchadas a los opioides, ludópatas, analgésicos, drogas, alcohol, tabaco…. Y cuando nos referimos a los trastornos mentales estos van desde cualquier tipo de trastorno -ansiedad, sexual, estado de ánimo, bipolar, depresión, antosocial…- hasta TDAH, de personalidad, esquizofrenia…
 
Pero, ¿por qué da esta patología dual en ciertas personas? La causalidad de este problema que es preciso tratar con especialistas psicológicos puede darse por dos vías diferentes. Puede ocurrir que se en personas que no hayan tenido un trastorno mental previo pero que sin embargo desarrollan una psicopatología debido al consumo de ciertas sustancias o su vulnerabilidad psicológica, ambas en ocasiones relacionadas. Y por otro lado personas que sí han tenido un trastorno anterior y que usan las drogas para mejorar o aliviar su estado psicológico.
 
Según las estadísticas, 7 de cada 10 personas con un trastorno por el consumo de sustancias presentan también un trastorno psicopatológico. Es más, la mitad de los que las consumen, presentarán un problema psicológico entre 10 y 20 años después de tomarlas pero, ¿por qué se dan esos casos en personas concretas? Los expertos hablan de una cierta vulnerabilidad genética y biológica que predispone a algunas personas a considerar a ciertas sustancias más placenteras que al resto de las personas. De hecho, en muchos casos se inicia lo que se conoce como automedicación, que puede desembocar en el abuso y finalmente adicción y desembocando en una enfermedad mental crónica, según la Fundación Patología Dual.
 
Está claro que las personas que sufren patología dual llevan consigo un doble estigma: el de sufrir un enfermedad psicológica por un lado y el de una adicción por otro. Saber identificar y evaluar este problema a tiempo es imprescindible para llevar a cabo en el paciente un tratamiento eficaz que ayude poco a poco a superar y tratar en la medida de lo posible ambos problemas. No es fácil y requiere de un especialista y de mucho trabajo pero se puede lograr que el paciente pueda tener una mejor calidad de vida.