El control de las emociones

Blog » El control de las emociones
El control de las emociones
El control de las emociones
Para tratar las emociones de un paciente con trastorno mental o cualquier tipo de discapacidad mental es necesario conocer con exactitud el tipo de enfermedad o condición que padece, pues dependiendo de ello se puede desarrollar una estrategia con la cual pueda tratarse sus actitudes y reacciones ante cualquier situación. Aunque es difícil separar los sentimientos a los miembros de una familia con discapacidad mental, e incluso en las casas de cuidado, es necesario pensar con metodología la forma de acercarse a estos pacientes.
 
 
Las primeras medidas que deben tomarse para controlar las emociones de un paciente con trastorno mental es estar en contacto directo con su médico de cabecera. Conocer los medicamentos que pueden controlar sus emociones y reacciones, así como sus cuadros de ansiedad. Solo la ayuda profesional puede determinar que acciones tomar y bajo qué condiciones tomarlas. Existen profesionales dedicados a este cuidado, sin necesidad de tener un titulo de medicina. El trabajo de estos es hacer una alianza maestra entre familiares y médicos para que las personas con trastornos mentales tengan una mejor calidad de vida.
 
 
La familia es determinante en el control de las emociones
 
Las personas con ciertos trastornos mentales o con discapacidad mental al convivir mucho más tiempo con sus familias establecen evidentes nexos y lazos de apego que es importante tomarlos en cuneta a la hora de una crisis de sus emociones. Entre los miembros de la familia y los profesionales que tratan estos pacientes se pueden llegar a estrategias que no impliquen la medicación. Lo primero es brindarle un trato humano, crear confianza y brindarle seguridad. La paciencia será clave.
 
 
Entre las tantas estrategias para el control de las emociones de pacientes con trastorno mental o discapacidad mental, es fundamental no discutir ni obligar a nada, ejercer control con paciencia. Las amenazas o un discurso manipulador pueden conllevar a cuadros más críticos, que será difícil de controlar. Para hablarles en esos momentos solo hay que ejercer autoridad apacible, hablar de forma clara y directa. Un buen trato, garantiza que el paciente tome confianza e incluso una buena autoestima.
 
 
Y por último, la alimentación juega un papel fundamental en el control de las emociones de personas con trastornos mentales. Algunos medicamentos tienden a producir hambre o ansiedad que se manifiesta a través del apetito. Cuidar la alimentación y lo que comen es fundamental en estos estados críticos. Cada patología tendrá una dieta que cumplir para que el paciente se sienta satisfecho y disfrute las sesiones de comida. Junto a esto la distracción al aire libre y el hacer deporte, aportaran mucho a su calidad de vida a evitar caer en cuadros emocionales negativos.